La tensión entre igualdad y diferenciación​

EJERCICIO DE AUTO-FORMACIÓN - TEXTILES PIGÜÉ COOPERATIVA DE TRABAJO LTDA. ​

Este APRENDIZAJE nos permite trabajar el 2do Principio del Cooperativismo: Control democrático.

Esta actividad nos permite trabajar el 2do. Principio del Cooperativismo: Control Democrático.

La actividad parte del análisis de la experiencia de la Cooperativa Textiles Pigüé – CTP (Pigüé – Provincia de Buenos Aires)  de pasar de un sistema de retiros igualitario a uno que jerarquiza categorías.

En las siguientes pestañas se encuentran las pautas metodológicas, los temas sugeridos para dinamizar el debate, el texto de aprendizaje y los materiales para la realización de la actividad de autoformación.

Desde la sección Descargas se puede acceder a los archivos pdf de la Guía de implementación y el Texto de Aprendizaje.

La dinámica es muy sencilla y está pensada para trabajar en un formato taller participativo, con una duración estimada en 60 minutos con un grupo de 20 participantes. Se requiere que alguna/o de los integrantes asuma el rol de coordinador de la actividad para asegurar la pluralidad de voces y el cumplimiento de los tiempos sugeridos. La actividad se basa en la visualización de un material audiovisual breve (3 minutos) y luego proponer una consigna para trabajar de a parejas. Luego en plenario cada pareja comparte con el resto los resultados de su trabajo y finalmente se continúa el plenario abriendo un intercambio más amplio a partir de las contribuciones previas.

 

Preparación del espacio y materiales necesarios:

  • Si es posible organizar una ronda o semicírculo donde todas/os los participantes
  • puedan mirarse unos a otros.
  • La visualización del disparador audiovisual se puede hacer desde una computadora (con o sin proyector) dependiendo de la cantidad de participantes, ó directamente desde las tabletas o celulares inteligentes personales, ya que el material está disponible en línea dentro de la plataforma.
  • Para el trabajo en parejas se puede proveer de hojas y lápiceras para anotar frases o palabras importantes a recordar a la hora de compartir en el plenario, o directamente trabajar reponiendo oralmente lo que pensaron y discutieron
  • Para la tarea de coordinación puede ser útil tener impresa ésta guía y también el documento APRENDIZAJE La tensión entre igualdad y diferenciación. También se puede acceder a ambos materiales directamente desde la plataforma desde una tableta o teléfono inteligente personal como forma de “tenerlo a mano”.
  • Para recuperar conclusiones o puntos importantes de la discusión en plenario puede ser útil contar con hojas de papel en blanco y marcadores finos para repartir a las parejas/grupos que participan de la actividad. También es conveniente contar con, papeles afiche o similares, marcadores gruesos y cinta para pegar para que el coordinador pueda anotar palabras o frases importantes en el
  • momento de plenario.

Dinámica de trabajo:

00:00 a 00:10 | Apertura

Presentación actividad y Visualización del Dispositivo Audiovisual:

Se puede abrir la actividad haciendo a referencia a la problematización del principio cooperativo y el contexto en el cual fue elaborado este ejercicio (Ver el documento APRENDIZAJE La tensión entre igualdad y diferenciación). Luego se proyecta el DA- Herramientas administrativas de “código abierto” anticipando la importancia de prestar atención al argumento que presenta el compañero en su testimonio para justificar su pedido.

00:10 a 00:30 | Segundo momento

Trabajo en parejas/grupos

Luego de la visualización se propone que se organicen en parejas/grupos para trabajar con la siguiente consigna:

“Tomando como ejemplo lo que se vió en el video sobre el funcionamiento en Textiles Pigué de una herramienta que elaboraron para establecer los retiros de cada uno de las/os socias/os, les pido a cada pareja/grupo que discuta y elabore qué criterios de evaluación del desempeño/labor de cada asociado piensan que se deberían considerar al elaborar una herramienta de éste tipo. Les propongo que pensemos 5 criterios principales para evaluar este el desempeño/labor de cada compañero/a”. Se reparten hojas blancas y marcadores finos a cada pareja/grupo para que puedan plasmar los 5 criterios

00:30 a 0:40 | Tercer momento

Compartir resultados en plenario 

Se pide que en ronda cada pareja/grupo pueda compartir con el resto cuáles fueron los 5 criterios seleccionados y que justifiquen su elección. La idea es tener una visión general de lo que trabajó cada pareja/grupo entonces se pide que peguen el cartel a la vista de todos o que lo pongan sobre el piso en el centro de ronda/espacio donde se hace el ejercicio. Tienen en promedio unos 2 minutos por pareja/grupo para compartir lo que trabajaron. Se sugiere también que el coordinador anote pa-

labras o frases importantes de cada exposición en un afiche a la vista de todas/os.

00:40 a 00:60 (en adelante) | Cierre

Discusión abierta en plenario y actividad grupal de cierre

Luego de agradecer los aportes de cada pareja/grupo, el coordinador propone al conjunto de los compañeros/as que reflexionen sobre las similitudes y diferencias que pueda haber entre los 5 criterios que seleccionó cada pareja/grupo. Una consigna posible podría ser formulada del siguiente modo:

“Ahora los invito a fijarse en los distintos papeles que cada equipo puso y pensar en las similitudes y diferencias que encontramos”. La idea es que éste momento el coordinador pueda trabajar sobre las similitudes y diferencias para dinamizar la reflexión colectiva sobre la complejidad de definir colectivamente criterios de gestión (en éste caso de evaluación de desempeño/labor).

Para ir cerrando el coordinador propone a cada pareja/grupo que entonces seleccione 1 (un) criterio de los 5 que propuso considerando que no se repita con alguno seleccionado por otra pareje/grupo. Para eso recomendar que piensen en 2 criterios así tienen la posibilidad de descartar uno en caso que otra pareja/grupo lo seleccione con anterioridad. La consigna para esto podría ser formulada del siguiente modo: “Muy bien ya que tenemos todos los criterios sobre la mesa les pido ahora que de los 5 que propusieron seleccionen dos criterios (titular y suplente) para hacer una “selección”. Cada pareje/grupo propone su “titular” y en caso que coincida con el que propuso otra pareja/grupo deberá proponer el “suplente”. Al final tendremos un repertorio de los criterios que colectivamente consideramos más importantes para poder evaluar el desempeño de cada uno de nosotros”.

Para finalizar el ejercicio el coordinador propone pensar colectivamente sobre el diseño de un mecanismo administrativo para gestionar un procedimiento de evaluación basado en la “selección” que acaba de realizar. La consigna podría ser formulada de este modo: “Para finalizar les propongo pensar cómo se imaginan que podríamos poner en marcha un mecanismo adminstrativo basado en esta “selección” de criterios que acabamos de establecer”. Este cierre apunta a valorizar el diseño de procedimientos explícitamente “abiertos”, es decir que puedan explicitar qué métodos de revisión y escrutinio público y democrático podrían ser incorporados en su diseño.

En la siguiente pestaña – Temas –  se presentan algunos tópicos derivados del DA que pueden ser de utilidad para dinamizar la discusión en caso que los aportes de las parejas no hayan sido muy ricos como para dinamizar la elección.

Temas sugeridos para dinamizar el debate

A partir de la visualización del DA pueden recuperarse algunos temas importantes para promover los intercambios y el debate durante el ejercicio de auto-formación. A continuación sintetizamos algunos que pueden ser de ayuda y utilidad para trabajar la tensión entre igualdad/diferenciación.

  1. Relación entre desempeño “personal” y “colectivo”

A través de su testimonio Ricardo reconstruye su trayectoria de más de 10 años a partir de valorizar disposiciones e intereses personales en función de aportar y promover el desarrollo de la experiencia de CTP en términos colectivos. Estos pueden incluir desde prácticas de capacitación y especialización, como el curso que realiza de “Ayudantía en Seguridad e Higiene”; hasta cuestiones más personales como las “ganas de progresar en la cooperativa”. En todo caso, más allá de las diferencias que pueden existir a nivel de la personalidad de cada trabajador/a un punto importante para reflexionar es hasta qué punto la propia organización cooperativa está promoviendo o no esté tipo de trayectorias. La idea no es promover que se exija un determinado comportamiento a todos/as los/as socios/as sino por el contrario respetar y comprender las diferencias a nivel actitudinal pero asegurarse de poder nutrir a la organización cooperativa de aquellas personas que demuestren mayor predisposición a vincular su crecimiento personal con el colectivo.

  1. El desarrollo de herramientas de gestión “abiertas”

Este punto se relaciona directamente con el punto anterior, ya que permite ejemplificar de que estamos hablando cuando nos preguntamos sobre el modo en el cual la cooperativa promueve y se alimenta de la capacidades y actitudes de sus asociados, generando una sinergia entre desarrollo personal y colectivo. En éste caso la construcción de categorías para determinar los retiros es el modo acordado en la CTP, pero no es el único ni el mejor. Esto dependerá de la situación particular de cada cooperativa. Sin embargo, aquello que sí resulta importante para destacar es el carácter abierto de las herramientas de gestión desarrolladas, abiertas a la construcción colaborativa. Así, el sistema de retiros, efectivamente valoriza los esfuerzos personales que redundan en un mejor desempeño colectivo, pero además está sujeto a la discusión y reconstrucción creativa por parte de todos/as los/as socios/as. De éste modo Ricardo propone integrar un nuevo criterio para la evaluación para poder valorizar lo que él denomina “compromiso con la cooperativa”.

En éste sentido puede ser interesante para repensar que tipo de herramientas de gestión se están empleando en cada experiencia:    

– ¿cuál fue su origen: quedaron de la administración patronal o fueron reemplazadas y/o reelaboradas por los trabajadores?

– ¿está socializada sólo su utilización por parte de todos/as los asociados o también su diseño? ¿se rediscute y reelabora periódicamente en función de nuevas situaciones y metas o viene siendo usada por “costumbre y “rutina”?

Algunas de éstas preguntas pueden ayudar a orientar la reflexión sobre estas herramientas que son de indudable ayuda a la hora de gestionar el día a día, abriendo la posibilidad de mejorar y compartir su diseño en forma ampliada.

El control amplio y democrático sobre la toma de decisiones resulta un aspecto clave en la gestión cotidiana de toda cooperativa, que al mismo tiempo, resulta extremadamente difícil de garantizar, especialmente cuando se trata de organizaciones complejas con gran cantidad de asociados. Más allá de la frecuencia con la que se convoque a mecanismos tales como la asamblea, y de la profundidad democrática de las metodologías puestas en juego en ellas, lo cierto es que buena parte de la información de base que sostiene o resulta afectada por las decisiones que allí se toman, permanezca la más de las veces concentrada en pocas personas, básicamente aquellas que toman a cargo las tareas administrativas y de gestión. En la Cooperativa Textiles Pigüé (CTP) hace tiempo que tomaron una decisión crítica como fue la de pasar de un sistema de retiros igualitario a uno que jerarquiza categorías. Dos aspectos concurrentes de ésta experiencia justifican su selección para integrar la plataforma.

  1. Control democrático es mucho más que compartir la toma de decisiones, es preciso (re)discutir los fundamentos de la experiencia colectiva

Por una parte, construyeron un complejo sistema de puntaje para conformar los retiros. Esta experiencia indica que “igualitario” y “equitativo” no resultan sinónimos, sino que pueden dar lugar a diferentes modulaciones entre ambos términos. En algunos casos se define colectivamente que el modo de alcanzar la equidad a nivel colectivo es el reparto igualitario de los retiros. Sin embargo, en otros casos, como sucede con la CTP, se definió que la mejor manera de alcanzar el mismo objetivo (la equidad en el colectivo) pasa por (des)igualar los retiros a partir de una ponderación de aspectos derivados tanto de la trayectoria individual de cada trabajador como de la historia colectiva de la cooperativa. Más allá de las razones particulares que llevaron a implementar este sistema, lo cierto es que incluyeron un aspecto que lejos de simplificar “complejiza” la gestión cotidiana de una cooperativa conformada por más de 140 trabajadorxs asociadxs. No obstante, esta “complejización” puede ser entendida como parte del “costo” que deciden asumir para lograr coherencia con su propia forma de entender y practicar la autogestión de su experiencia social y productiva. En tal sentido no es una decisión ingenua ni tampoco improvisada. Cada quincena se realiza un trabajo extraordinario para lograr el cálculo preciso de los retiros de cada trabajador/a. Aquello que queremos destacar entonces es que el control democrático es también una obra colectiva que requiere ser asumida colectivamente, y ésto no es neutral o inocuo. Por el contrario puede implicar la problematización de ciertos principios como “igualdad” y “equidad” cuyo sentido compartido puede resultar “evidente”, pero como demuestra la experiencia desarrollada en CTP, no lo son.

  1. Control democrático es mucho más que compartir información es preciso diseñar mecanismos para volver transparentes los mecanismos de gestión interna

Como dijimos en el punto anterior, el “control democrático” no es un atributo dado del trabajo cooperativo, sino que tiene que ser elaborado específicamente dentro de cada colectivo. Ahora bien, lo mismo sucede para su puesta en puesta en marcha. Así, tanto el “funcionamiento” de éstos mecanismos tampoco puede darse por evidente, ni dado. La organización, y en el caso de CTP tenemos un ejemplo extraordinario, debe buscar el modo de alimentar, de ejercitar, de promover, este ejercicio. Una de las claves para ello es el manejo de la información a nivel del colectivo, pero no es suficiente con ésto solamente. Un involucramiento activo en la vida colectiva de la cooperativa requiere también de información socializada y no sólo en términos de reportar acciones y resultados, sino también de volver transparentes los mecanismos de gestión interna y externa de la experiencia. Así, en el caso de CTP, vemos que la decisión de implementar el sistema de cálculo individual está respaldado en la elaboración de una metodología ad hoc (elaborada en la CTP) para elaborar y gestionar los retiros en base a un complejo sistema de cálculos que correlaciona más de 10 variables. Este sistema no sólo ha sido sometido a acuerdo en el marco de la asamblea (paso clave pero qué sucede esporádicamente) sino que además cuenta con una característica fundamental: se trata de un dispositivo tecnológico (de organización) diseñado en base a la idea de “código abierto”. Esto quiere decir que cualquier integrante de la cooperativa puede revisar y comprender el cómo y el por qué de cada situación, siendo transparentes no sólo los criterios sino también las metodologías de cálculo que permiten definir cada categoría. De éste modo es posible, no sólo solicitar una re-evaluación de la categoría asignada, sino también aportar nuevos criterios para incluir, modificar o adaptar en el sistema de evaluación para que luego sea nuevamente refrendado en asamblea. El sistema lejos de ser un instrumento estático, resulta dinámico y flexible acompañando el proceso de maduración y crecimiento del colectivo.

Ambos puntos destacan una misma conclusión: el ejercicio del control democrático no se logra únicamente desde la voluntad de decidir colectivamente. En este sentido, es preciso considerar que cualquier tecnología de organización establece por su propio diseño una serie de condiciones respecto a qué, quiénes y cómo podrán decidir. No es lo mismo decidir sobre un sistema sobre el que puedo entender su funcionamiento, de otro que no entiendo. Del mismo modo, éstos sistemas pueden estar diseñados para que cualquier usuario además de usarlos los pueda entenderlos (código abierto), ó por el contrario, para que los usuarios sólo puedan usarlos pero no entenderlos, cosa que

quedaría reservada para aquellos que se transforman en “expertos” (código cerrado). En el caso de la CTP vemos cómo es posible alcanzar desarrollar sistemas complejos de sistematización y gestión basados en la labor de un equipo administrativo, pero sin que el control sobre el diseño y funcionamiento quede autonomizado en los integrantes de ese equipo administrativo. Para ello resulta clave un diseño de “código abierto” susceptible no solo de ser refrendado en una asamblea, sino por sobre todo abrir la posibilidad de asumirlo, practicarlo y discutirlo en forma cotidiana.

Dispositivo audiovisual

Vídeo

Sección Descargas

  • Guía de implementación: pautas metodológicas y temas sugeridos para dinamizar el debate
  • Texto de aprendizaje: reflexiones sobre la experiencia abordada en la actividad
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Descargas

Guía de implementación

¿Qué encontraras en esta guía?

Pautas metodológicas y temas sugeridos para dinamizar el debate.
DESCARGAR

Texto de Aprendizaje

¿Qué encontraras en este texto?

Reflexiones sobre la experiencia abordada en la actividad
DESCARGAR
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?